Sherlock Holmes, detective asesor

¡Muy buenas, jugadores! Para mi primera entrada en esta web he elegido algo un poco diferente, a medio camino entre juego de mesa y de rol. Si sois entusiastas de los juegos de investigación (como una servidora) estoy segura de que no os defraudará. Se trata del juego Sherlock Holmes, detective asesor. Está ambientado en el Londres oscuro y criminal de la época victoriana, en el que el conocido detective Sherlock Holmes resolvía numerosos casos, dejando patidifusa a la sociedad de la época. En este juego, formaréis parte de “Los Irregulares de Baker Street”, un grupo de muchachos de las calles que, liderados por el señor Wiggins, colabora con el despacho de Holmes resolviendo los misterios de la ciudad. Actualmente, el juego es distribuido por EDGE Entertainment, y su precio ronda los 40€.

Sin más dilación, voy a relataros los aspectos más destacables del juego y sus mecánicas, así como mis impresiones con respecto al mismo.

Objetivo del juego: Como ya he mencionado, el juego nos invita a formar parte de “Los Irregulares de Baker Street”, y colaborar en las investigaciones que Holmes lleva a cabo. En realidad, el juego se plantea como una especie de competición entre Los Irregulares y Sherlock, para ver quién resuelve el caso (planteado por el señor Holmes) con la mejor puntuación.

Material: El contenido de la caja básica de juego es el siguiente:

-Reglas del juego: en ellas se explica todo lo referente a cómo jugar, las mecánicas de juego y la historia en la que se enmarca el mismo.

-Libro de casos: en él figuran 10 casos que Sherlock nos plantea. Contienen toda la información necesaria para poder resolverlos.

-Guía de Londres de 1888: es un guía de los distritos postales de Londres, y contiene las direcciones de todos los ciudadanos y empresas de la época. Muy útil para localizar a todo tipo de personas.

-Periódicos de Londres de distintas fechas: en ellos podemos hallar pistas para resolver los casos que se nos plantean.

-Mapa de Londres y sus distritos: un mapa con todas las calles y distritos de Londres. Resulta útil para situarse y calcular distancias aproximadas.

-Tarjeta de detective asesor: Meramente ornamental, ¡pero es un detalle!

Cómo jugar: Se trata de un juego muy versátil, que puede jugarse tanto a solas como entre varios jugadores. Si bien es un juego que invita a ser cooperativo, también se puede competir para ver quién resuelve el caso y/o obtiene la mejor puntuación.

La mecánica del juego es muy simple. Utilizando el libro de casos, se lee la introducción al mismo. En ella, se nos plantea el caso, y normalmente ya se incluyen indicios para empezar a investigar. Por turnos, cada jugador elige una pista para que sea investigada. Las pistas consisten en visitar algún escenario de la historia o mantener una conversación con algún personaje. Para ello, con la ayuda de los periódicos, la guía o el mapa, se decide qué lugar visitar, y se busca la localización correspondiente en el libro de casos, para a continuación leer el texto que se presenta.

Una vez que los jugadores creen haber resuelto el caso, proponen una solución. Para ello, deben contestar a unas preguntas que aparecen en el libro de casos. Para saber si han contestado correctamente, los jugadores deben leer la solución que propone Sherlock. Cada pregunta acertada otorga una puntuación determinada, que se suma para obtener la puntuación en este apartado. A continuación, los jugadores comprueban si han usado más pistas que Holmes para resolver el misterio. Si es así, restan 5 puntos por cada pista adicional seguida a la puntuación anteriormente obtenida. Ésta será su puntuación final.

Cabe señalar que Holmes siempre obtiene 100 puntos, con lo cual superarle es una tarea bastante complicada.

Opinión Personal: He jugado en modo cooperativo de dos jugadores, y he de decir que me ha encantado. Es un juego entretenido, de ingenio y totalmente inmersivo (¡realmente te sientes parte de Los Irregulares!). La resolución de los casos nos ha llevado bastante tiempo (desde mi experiencia conviene reservar toda una tarde), pero realmente merece la pena. Nunca hemos conseguido superar a Holmes, de hecho nuestras puntuaciones fueron bastante lamentables, pero a mi modo de ver eso no desmerece al juego para nada. De hecho, podría decirse que “compensa” perder, puesto que cuantas más pistas utilices, más subtramas y detalles hilarantes descubres.

Desde mi punto de vista, uno de los problemas más grandes de este juego es la rejugabilidad. El libro contiene solamente 10 casos, y obviamente una vez que los has jugado ya conoces la solución, con lo cual cada caso es de un solo uso. Para paliar este problema, EDGE ha lanzado al mercado una expansión (Carlton House), la cual me han regalado pero desgraciadamente no he estrenado, así que no puedo opinar sobre ella.

Sin embargo, existe otra solución para poder volver a jugar. Como comentaba al comienzo del artículo, encuentro que este juego está a medio camino entre un juego de mesa y un juego de rol, puesto que puedes interpretar un personaje, hablar con personajes no jugadores (aunque los diálogos sean prefabricados), etcétera.

Por ello, si ya has resuelto un caso, existe la posibilidad de que seas una especie de “master” para la partida de tus amigos. Es decir, les presentas el caso, lees las pistas que elijan interpretando a los personajes… Obviamente, no es lo mismo que jugarlo por primera vez, pero es una manera de que el juego no se quede criando polvo en la estantería una vez que hayas resuelto los diez casos.

En resumen, me parece un juego muy bueno, con ciertas limitaciones por su formato, pero que pueden ser parcialmente subsanadas, y que merece la pena jugar, sobre todo si te encanta investigar y resolver misterios, como es mi caso. Si habéis llegado hasta aquí, muchas gracias por vuestra atención (y paciencia), y espero que este artículo os haya servido de algo. ¡Hasta la próxima!